lunes, enero 16, 2006

El Diario/LA PRENSA OnLine

El Diario/LA PRENSA OnLine�:

"Nueva York contra la obesidad"

NUEVA YORK/AP — El alcalde de Nueva York Michael Bloomberg ha librado múltiples batallas espinosas. Ahora está empeñado en otra: luchar contra la obesidad quitando las comidas grasosas e insalubres de los menús de los restaurantes.

Bloomberg ya ha prohibido fumar en bares, cafés y restaurantes, y ha exigido mejorar la comida que se sirve a los niños en las escuelas.

Los expertos opinan que el alcalde — un maniático de la buena nutrición — se ha enfocado en derrotar los estilos de vida nocivos como ningún otro gobierno.

“Es mucho más contundente de lo que hemos visto en el pasado”, dijo el médico Allan Rosenfield, decano de un departamento de salud de la Universidad de Columbia.

“Existe una voluntad para tomar posiciones impopulares, pero en temas importantes”.
Según el alcalde y su comisionado de Salud Thomas Frieden, más del 53% de los neoyorquinos es obeso o tiene sobrepeso, una cifra muy por debajo del promedio nacional de 65%, pero de todas formas bastante elevada.

La obesidad, según estudios médicos, aumenta el riesgo de diabetes, presión arterial alta, cáncer y padecimientos cardiacos, ésta última la principal causa de muerte en la ciudad de Nueva York.
Entre las medidas que ha desplegado: una campaña de educación lanzada el año pasado sobre las grasas trans, que son frecuentemente utilizadas por restaurantes y al parecer generadoras de colesterol.

El próximo paso que quiere tomar el departamento de Salud de Nueva York es el de obligar a los restaurantes a reducir sus porciones de grasas trans.

El departamento asegura que el índice de obesidad de la ciudad está fuera de control.
“Quizás en la actualidad la amenaza más grande por lo que comemos no es la comida contaminada, sino la carga de calorías”, dijo la médico Lynn Silver, del departamento de Salud.
Por ello, la alcaldía está tratando de estimular a los restaurantes a ofrecer comidas más sanas.
La asociación estatal de restaurantes ha aplaudido la iniciativa, pero la ha abordado con cautela.
“Una cosa es recomendar y otra es imponer”, advirtió Charles Hunt, director de la asociación en la oficina de Nueva York.

No hay comentarios.: